En estos tiempos que corren, donde la opción quizás más sensata sea apostar por el turismo de proximidad, os vengo a presentar una de los joyas naturales que se pueden encontrar en Extremadura. En el interior del Parque Nacional de Monfragüe, que fue el primer espacio protegido de la Comunidad Autónoma y desde el año 1991 declarado como Zona de Especial Protección de Aves, se encuentra el Salto del Gitano.

En realidad nos referimos al Roquedo de Peña Falcón, aunque todo el mundo lo conoce como Salto del Gitano. Peña Falcón es una construcción natural de cuarcita que se encuentra sobre el río Tajo y si te fijas con detenimiento, puede recordar a la figura de un Guardia Civil, con su tricornio y todo.

El conocido nombre del Salto del Gitano se debe a una leyenda del lugar. Al parecer este gitano asesinaba de forma cruel a todos los que asaltaba en dicho paso. La mayoría eran comerciantes.

Una noche en Villarreal de San Carlos, un pueblecito muy cercano al lugar, pasaron dos comerciantes con sus caballos y sus cincos mulas, a los que el gitano estaba esperando para robarles el botín.

Cuando el gitano sacó su navaja los comerciantes se olvidaron de sus mulas y se marcharon corriendo, por lo que este se hizo con el botín casi sin esfuerzo. Pero la suerte esa noche no estaba de su lado totalmente.

Fue el momento en el que apareció la Guardia Civil cuando comenzó una persecución por la Sierra de las Corchuelas y en Peña Falcón, el gitano no quiso ser atrapado y saltó por encima del Tajo a la piedra siguiente, quedando los Guardia Civiles incrédulos.

Ante la proeza conseguida el gitano se permitió la licencia de burlarse de la Guardia Civil y uno de ellos se quedó petrificado. De esta manera se formaron las rocas que forman parte de este conocido lugar.

Para disfrutar de este lugar tan emblemático, y bello a la vez, se ha construido un mirador. La carretera es muy sinuosa, con muchas curvas, y algo estrecha, por lo que habrá que ir con cuidado. Junto a ese mirador hay aparcamientos para parar sin problemas.

La carretera a la que me refiero es la EX 208, que une las localidades de Plasencia y Trujillo. Se trata de una carretera, como ya he dicho, muy estrecha, en el que en algunos puntos no se puede ir a más de 20 kilómetros por hora. Uno de los pocos sitios donde se ensancha es al lado del Salto del Gitano, donde el aparcamiento tiene capacidad para unos 15 coches.

Por ese motivo hay que pensar muy bien cuando ir. Es mejor huir de los momentos en los que hay decretados días de fiesta, como la Semana Santa por ejemplo. Pero cualquier fin de semana, que no sea puente, puedes encontrar sitio sin problemas.

Además alrededor del Salto del Gitano hay numerosas rutas de senderismo para aquellos que les guste el turismo activo y disfrutar de la naturaleza. No olvidemos que es un espacio protegido, por lo que la naturaleza en esta zona brilla con todo su esplendor.

El Salto del Gitano es un lugar idílico para los amantes de las aves. En ese espacio de terreno se pueden disfrutar de cigüeñas negras, alimoches, buitres negros, halcones peregrino o roqueros solitarios, entre otros.

Por lo que, si eres un amante de la naturaleza y quieres completar la experiencia única que se puedo vivir en el Salto del Gitano, te aconsejo que te lleves unos prismáticos. Por supuesto, los amantes de la fotografía también disfrutarán en gran medida de esta joya natural.

Las rocas escarpadas y las corrientes de aire que se generan entre las dos formas rocosas separadas por el río Tajo, que conforman el Salto del Gitano, son ideales para el anidamiento de estos animales.

Como ya he dicho antes, hay que evitar los días donde la zona puede estar más masificada de gente. No solo por el aparcamiento, sino porque las aves, con menos ajetreo de gente, estarán más tranquilas y podrán ser observadas y fotografiadas con más facilidad.

Pero el Salto del Gitano no es el único lugar para poder disfrutar de las aves. Hay varios miradores desde donde se pueden observar y fotografiar estos animales como el Puente del Cardenal, La Tajadilla, La Báscula, La Higuerilla o La Portilla del Tiétar.

Además muy cerca de allí hay un Castillo desde donde tienes una visión inmejorable del Parque Natural de Monfragüe. Tienes dos opciones, puedes dejar el coche en el aparcamiento y subir andando, o bien esperar un autobús que te deja a escasos metros de la fortificación. Sin lugar a dudas un sitio perfecto para completar tu visita al parque natural.

Los amantes de la naturaleza y aquellos que disfrutan del turismo activo tienen la obligación de visitar este lugar y observar como el Salto del Gitano les dejará con la boca abierta por la belleza singular del lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.