Cuando la cogí en brazos, tome la decisión de que iba a tener que renunciar a algunos privilegios que se vieron compensados con la sensación de mantenerla conmigo y protegerla.

Un bebe recién nacido se ha sentido protegido y abrazado en el útero materno durante 9 meses y sus expectativas son que fuera de el sus necesidades también sean cubiertas de igual modo. Dice Jean Liedloff en su libro “El concepto del continuum” que  para el bebé, estar en brazos de su madre es el lugar esperado.

Cuando la cogí en brazos, elegí una maternidad envolvente, sabia que le estaba dando lo mejor, seguridad y calor, sabia que el sonido de mi corazón la tranquilizaba y es algo mutuo…

Encontrareis mas sobre este post y muchas mas cositas en El Blog de La Mamá de Ángela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.