En casa llevamos más de 40 días encerrados ¿Alguien pensaba que la cuarentena iba a durar 40 días? yo sinceramente no…cuando nos metimos en casa (5 días antes de que se decretara el Estado de Alarma) mis amigas me decían que era una exagerada y yo les contestaba que no pasaba nada, que a la próxima semana saldríamos a la calle, pero mejor prevenir que curar (también soy un poco hipocondriaca).

Ahora la pregunta que todos nos hacemos es ¿Cómo lo llevas? Siempre me gusta contestar con positivismo ya que eso atrae energía positiva pero no todo es color de rosa, durante el confinamiento estamos pasando por todo tipo de etapas, las que llevais tiempo conmigo sabéis que para mi es fundamental basar la educación de mis hijas en una crianza respetuosa pero nos siempre es fácil, sobre todo en situaciones tan especiales como esta.

Me ha ayudado mucho leer y releer libros sobre crianza y disciplina positiva, pero como no todas tenemos el mismo tiempo os voy a hablar sobre algunas cuestiones que para mi son importantes y me están ayudando durante el confinamiento.

El autoritarismo y el castigo no generan una atmósfera de conexión para que los niños cambien su comportamiento, el famoso “porque yo lo digo” o “ si sigues así te voy a castigar” no van a funcionar, solo nos sirven para frustrarnos y seguir con la misma cantinela una y otra vez, hay que coger aire y pensar, primero que son niños no hacen las cosas para fastidiar y segundo que aprenderán a comportarse si les enseñamos desde el ejemplo, habla con él cuando esté tranquilo, pregúntale ¿Por qué lo hace?, ¿Qué le pasa?, ¿Cómo se siente? haciéndole preguntas llegaremos a saber porque realiza determinados comportamientos y con las respuestas podremos solucionarlo.

“Para Adler, la mayoría de «malas conductas» eran en realidad soluciones a un problema distinto (un sentimiento de desconexión) y que el entender el problema aporta la perspectiva de cómo ayudar a la persona para que encuentre soluciones más eficaces y socialmente útiles.”

Si no le gritamos al vecino cuando hace algo que no nos gusta, ¿Por qué le gritamos a nuestros hijos? debemos generar un respeto mutuo sin menospreciar sus opiniones y actitudes. Hay que respetar al niño a la vez que se le enseña a respetar al adulto, teniendo en cuenta las necesidades de las situaciones en las que nos encontremos. ¿Qué pasa si perdemos los nervios y les gritamos ?pues luego les pedimos perdón, lo mismo que hacemos con nuestra pareja o seres queridos.

Debemos de implicarnos en las decisiones familiares y comunicarnos con ellos, algo tan fácil como preguntarles ¿Qué te apetece? puede evitar enfrentamientos y un cabreo innecesario, por ejemplo, si para cenar puedo hacer tortilla o salchichas le preguntó, “Cariño, ¿Quieres para cenar tortilla o salchichas ? o si llega la hora del baño y se que no le agrada, empatizar con él, explicarle que es normal que no le guste que tu también prefieres jugar a bañarte pero que vais a jugar un poco más y luego os bañais.

Implicando a los niños logramos que hagan suyas las normas, que las entiendan, y aumentamos su compromiso con las mismas.

Yo os invito a que busquéis libros sobre Disciplina Positiva y crianza respetuosa, va a marcar un antes y un después en el comportamiento de vuestros hijos.

La mamá de Ángela
@lamamadeangela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.