Parece que poco a poco vamos viendo la luz al final del túnel, y esto nos va motivando para retomar nuestras rutinas o adaptarlas de cara a la “nueva normalidad” que parece estar cada vez más cerca.

Quizás es un poco frívolo hablar de moda en esta situación, pero mi intención es entretenernos y que sea una vía de escape tanto para mi a la hora de estar escribiendo estas palabras, como para vosotros a la hora de leerlas. La moda, al fin y al cabo es eso, jugar y arriesgarnos con las prendas para crear nuestro estilo y evadirnos un poco del día a día.

En la altura del año a la que estamos, normalmente ya os habría contado las tendencias que estaríamos viendo en la calle, este año no es así, pero me parece buena idea intentar recopilarlas todas, simplemente por el hecho de conocerlas, o para ver qué prendas tenemos de otros años que vuelven a estar en el punto de mira.

El color clave de la temporada es el malva, que lo encontramos en cualquier tipo de prenda, ya sea un traje de chaqueta, una camisa, una falda, o incluso en accesorios.

Otros colores que ya estuvieron presente hace un par de temporadas son los tonos flúor, que vuelven pisando fuerte, y personalmente me gustan mucho para alguna prenda en concreto para usar durante el verano.

Como colores para vestir en un “total look” están el blanco y el vaquero.

Los “total look” en denim podemos considerarlos como una tendencia que siempre está presente, es algo que queda bien y que no pasa de moda. Y esta temporada nos encontramos también en esos “total looks” el blanco, para aportar frescura a nuestra imagen, viendo desde trajes de chaqueta hasta vestidos largos.

Si hablamos de tejidos nos encontramos con el vaquero en todas sus versiones, aunque este año las prendas que vienen pisando fuerte son: el vestido vaquero, las bermudas vaqueras, los pantalones rotos, el estampado tie-dye (que mayoritariamente nos encontramos en este tejido, pero que también nos lo podemos encontrar en camisetas, sudaderas,…).

El cuero lo vamos a seguir viendo en primavera-verano, la única diferencia es que sus prendas serán multicolor, estamos acostumbrados a ver el cuero en negro, beige, o incluso blanco, pero ahora aparecen prendas en azul, amarillo o verde, ¡viva el color!.

Y no podemos olvidarnos del satén, que ya estuvo presente hace un par de años, y que vuelve sobre todo en vestidos y faldas.

Pasando a los estampados, nos encontramos sobre todo para vestidos de noche los estampados tropicales, y seguro que a todas se nos viene a la mente Jennifer López en aquel espectacular vestido de Versace.

Otro estampado algo más clásico y menos llamativo pero que siempre está ahí, es el de rayas marinera o estilo navy. A mi me encanta, y siempre me traslada a la playa…

Y no podemos olvidarnos del que es el “boom” de la temporada, el tie-dye, que consiste en teñir una prenda usando lejía, y que seguro que todos hemos hecho de pequeños -o no tan pequeños- en alguna camiseta.

Y por último quiero destacar esas prendas que van a ser un “must” esta temporada:

Las bermudas, que son esos pantalones por encima de la rodilla, (pero no son ajustados como las mallas ciclistas que fueron una de las prendas clave del verano pasado), estos van sueltos en la zona de las piernas.

Los pantalones “paper-bag”, que son los que van atados o fruncidos en la cintura, son de tiro alto.

El chaleco, para complementar cualquiera de nuestros looks, y en cualquiera de sus versiones, estampados, lisos, anchos, ajustados,…

Los trajes masculinos pero en versión multicolor para darle un poco de alegría a la vida.

Espero que os haya gustado este resumen de tendencias, y que os sirva para adaptarlas a vosotros, ya que como siempre digo, tenemos que adaptar las tendencias a nuestro propio estilo.

Imágenes: Revista Clara, Vogue UK, Vogue España y Trendencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.